Observatorio Realidad

Observatorio Realidad
mirando al mundo desde valpo

viernes, 13 de mayo de 2016

Corrupción militar: ¿Tanques o mantequilla?




Durante los años 2014 y 2015, Codelco entregó más recursos a los militares que al resto del fisco chileno. Además, los 4.500 millones de dólares, que mantiene el pozo acumulado de las fuerzas armadas, no se puede destinar para ningún otro gasto social, salvo para la compra de armamento.

Un nuevo escándalo de corrupción vive la familia militar. Esta vez salpica al ex Comandante en Jefe del Ejército de Chile, el General Juan Miguel Fuente-Alba, el cuál debe demostrar cómo obtuvo su patrimonio personal evaluado en alrededor de 3.000 millones de pesos. Incluso algunos al interior del Ejército lo conocen como el señor de los anillos, por el logo que destellan sus lujosos automóviles.

Pero eso no es todo. Lo que realmente ocurre es que las instituciones militares están en la mira de la ciudadanía que observa con recelo como el mundo castrense gasta miles de millones de dólares en armamento de toda clase, para una guerra poco probable o derechamente imposible. El malestar aumenta cuando los gobiernos de turno, han hecho vista gorda al gasto en defensa, mientras otras áreas públicas, deben esperar años para recibir recursos financieros.  

Con estos cuantiosos recursos, se adquirieron aviones F-16; tanques Leopard; además de fragatas y submarinos Scorpene, así como numerosos repuestos y municiones. Sin embargo, detrás de cada una de estas adquisiciones, aparecen escándalos de corrupción, mediante coimas pagadas por las empresas fabricantes. Esto se debe en gran parte,  por la autonomía que gozan los militares, que sin control alguno han manejado cuantiosos programas de financiamiento.    

Estos enormes montos de dinero, sin control civil alguno, incluida la Contraloría General de la República, derivo en numerosos casos de corrupción militar. El resultado parece insólito. El cabo Juan Carlos Cruz, se gastó más de 2.000 millones de pesos en un casino de juegos, adquirió numerosos autos, organizó lujosas fiestas,  y realizó varios viajes al extranjero, sin que el sistema de inteligencia militar lo detectara. Esto resulta francamente inaceptable. Al final de día, ningún integrante del alto mando, ha renunciado por esté escandaloso caso.

Lo preocupante es que la corrupción se repite. Hay que recordar el pago de coimas por la adquisición de  los “aviones Mirage” en la FACH. Algo similar ocurrió con el caso “Fragatas” en La Armada. En el Ejército, es imposible olvidar las coimas pagadas, por la adquisición de los tanques Leopard, que implicó al propio General Pinochet, en los años noventa.

Además, otro escándalo sacudió el Ejército, luego de organizar un contrabando de armas a Croacia, en 1991, que culminó con la muerte del Coronel Gerardo Huber, quién declararía en el caso. Para silenciarlo, un francotirador, le disparó en el puente El Toyo, desde larga distancia. La justicia hasta ahora no ha logrado identificarlo. Sin embargo, sus cómplices eran de la inteligencia militar.  Todo esto para ocultar huellas y proteger a altos mandos del Ejército, de la época. Según el proceso judicial, la orden del contrabando de armas a Croacia, la otorgó el propio dictador Pinochet.

En el ámbito político la transición pactada, que tanto orgullece al mundo político en Chile, otorgó prerrogativas excesivas a los militares, quienes entendieron que el mundo civil, como suelen llamarlo, les pedía no intervenir en la naciente democracia, a cambio de manejar un jugoso presupuesto financiero.

Tal pacto, se mantiene inalterable luego de más de 25 años y aún los gobiernos no logran derogar la ley reservada del cobre, que implica entregar a los militares, el 10 % de las ventas anuales del cobre. Sólo para dar un ejemplo. Durante el año 2014 y 2015, Codelco entregó más recursos a los militares que al resto del fisco chileno.

Los recursos son cuantiosos. Codelco entregó entre los años 1995 y 2015, unos 17.127 millones de dólares a las fuerzas armadas, para la adquisición de armas. Además, los 4.500 millones de dólares, que mantiene el pozo acumulado de las fuerzas armadas, no se puede destinar para ningún otro gasto social, salvo para la compra de armamento.

Por tanto, llegó la hora de preguntarse: ¿Tanques o Mantequilla? Aunque la pregunta resulta excluyente, las fuerzas armadas han cubierto en gran parte sus necesidades. Se requiere que exista una ley reservada del cobre, que cubra las necesidades de educación y salud. Sin duda, la mantequilla traerá mayor equidad al país y de paso los militares deben comprender que Chile lo componen todos y que los recursos del cobre no son algo privativo del mundo castrense.


miércoles, 13 de abril de 2016

¿Quién está detrás de Uber?



Travis Kalanick, seguirá aumentando su fortuna, en aquellos lugares en que la legislación le sea amigable, sin correr ningún riesgo.  En ciudades como Barcelona y en París, le dijeron que se fuera. ¿Qué pasará en Chile?

Uber llegó a Chile, provocando disgustos tanto en la autoridad competente, como entre los conductores de taxis básicos de Santiago. Cuando cae la noche, las calles, se transforman en autopistas de carreras y persecuciones entre los taxistas y aquellos conductores particulares, llamados “Piratas Uber” que han terminado en actos violentos y peleas callejeras.

¿Quién está detrás de Uber? Sentado en su confortable oficina, en los Estados Unidos, Travis Kalanick, debe observar con beneplácito cómo autoridades de diferentes países tratan de solucionar un problema que él provoca conscientemente mediante una plataforma digital, que erosiona las legislaciones de los países, pone en debate a los principales actores del transporte e instala un modelo de negocio, que se ubica en la cornisa de la legalidad o simplemente en la ilegalidad.

Pero nada es gratis. Uber se lleva entre el 25 y 28 % de la facturación en el caso de Chile. Para una persona que tiene un auto particular, el negocio puede resultar inicialmente atractivo. Sin embargo, Uber no exige seguros de transporte. Tampoco los conductores tienen contrato de trabajo. Es una prestación de servicio sin dependencia contractual. Otro detalle no menor.Uber, no se hace cargo de los accidentes de los autos que le prestan servicios.

Vale decir, su ganancia se basa en la irregularidad de las normas. Kalanick gana dinero, sólo por gestionar una plataforma digital, llevándose una buena parte de las ganancias, sin hacerse cargo de los costos de aquellos que deben trabajar para su empresa global.

Pero esto no es nuevo. Travis Kalanick, creó un buscador en la web, e intento vender los archivos de 250.000 películas y piezas musicales, pero sin pagar derechos de autor. Recibió numerosas demandas en los Estados Unidos. Su respuesta no se dejó esperar. Declaró su empresa en quiebra, para evadir su responsabilidad.  

Volviendo a Uber. En ciudades como Barcelona y en París, le dijeron que se fuera. ¿Qué pasará en Chile? Las autoridades permitirán el ingreso del empresario californiano, sin importar que su negocio erosione la legalidad del Estado de Chile.

Tal vez, la estrategia de Travis Kalanick, es más simple y concreta. Se trata de instalar Uber, en aquellos países en que las autoridades sean más permeables a los negocios globales y se dejen alagar por sus bondades. Al final del día, resulte o no, su negocio en Chile, Travis Kalanick, seguirá aumentando su fortuna, en aquellos lugares en que la legislación le sea amigable, sin corren ningún riesgo. El riesgo se lo traspasa a los dueños de los vehículos y en última instancia a los gobiernos locales.

martes, 15 de diciembre de 2015


2015 para olvidar, pero no es para tanto.

Fue un año para el olvido. Caval, la empresa de la nuera, abrió un año pésimo para el gobierno. El hijo presidencial y la nuera, que no era, terminaron con la credibilidad de Michelle. Los Carlos – los PENTA, desfilando en los tribunales y terminaron presos. Mientras eso ocurría, los políticos favorecidos de la UDI, arrancando de la responsabilidad como ratas.

Pero PENTA, no era la única empresa. SQM, que bien pudo llamarse La Polar, dónde los políticos de todos los colores, golpeaban la puerta y decían: “Llegar y llevar”. Hasta MEO, que juró de guata que él era probo, también debe declarar por el mismo mal: Boletas falsas para recibir dineros de las empresas del ex yerno de Pinochet. Hasta el hijo de Miguel Henríquez, estiró la mano.

Por su parte, la naturaleza golpeando de nuevo, con un incendio en Valparaíso y un temporal en el norte que dejó muertos y desaparecidos. Hasta la Santa Teletón, fue destruida en Coquimbo. Por otra parte, los terremotos ya son temblores, porque si no es de intensidad 8 grados hacía arriba, no es terremoto. Queremos ser los mejores en la resistencia a los terremotos.

Michelle sigue a la baja y arrastró al gobierno, que con sus malas reformas, no se sabe dónde terminará su perfil reformador. De reforma a reformita y todo termina una vez más en el Tribunal Constitucional más derechista que el cura Hasbun. Este país es para la risa. Nos encantan los perros guardianes.

De la iglesia ni hablar. El Cardenal Ezzati, sigue negando lo que todos saben y ahora se culpan entre los poderosos. El ex todopoderoso Karadima, dice que la iglesia debe pagar por sus actos y no él. Que todo lo realizado, fue en nombre de Dios. La iglesia, en los tribunales intenta desprenderse de Karadima, para no pagar una posible indemnización a las víctimas. Al final de todo, hay que cuidar la plata, dice el Cardenal.

En medio de todo esto, el ex ministro Peñailillo, está desaparecido. Parece que se lo tragó la tierra. Otro personaje, que sueña con las boletas falsas, que lo persiguen. Por ahora se refugió en el mundo académico. Tal vez, esperando una segunda oportunidad. Recordemos que el país sufre de memoria corta y después de un tiempo, parece que nos gusta olvidar.

Cuando pensábamos que con el triunfo de la Copa América, pasábamos a otra dimensión y el país sentía el embrujó ganador, apareció Jadue, viajando apresurado de vacaciones. Misión cumplida, gritó antes de subirse al avión y comparecer ante la Justicia de los Estados Unidos.

¿Qué misión cumplida será?
El fútbol sigue pésimo; la violencia en el estadio va en aumento y los dirigentes, siguen como siempre: no saben nada, no hacen nada y no les importa nada.

Los últimos meses del año 2015, parecen haber estremecido a dos mundos casi intocables. Los empresarios y su discurso moralizante y los militares, que hasta hace poco, se declaraban la reserva moral de la nación.

¿Qué pasó?

Otra vez la colusión de precios y perdieron los de siempre: los consumidores. Esta vez el grupo Matte, espejo moralizante de la elite, cayó en desgracia. La respuesta del controlador del grupo económico no se dejó esperar: no sabía nada. Me engañaron. Lo mismo diría un dirigente del fútbol un tiempo después: nos engañó a todos. La teoría del engaño tiene dos ventajas: es cómoda y además, convierte al indolente en víctima.

Por su parte los militares, aquellos que controlan todo, y vigilan a sus hombres día y noche, no se percataron del gasto exorbitante de un Cabo del Ejército, que se gastó millones en el casino, y en caballos de fina sangre en el Club Hípico. Su vida era la de un monarca, utilizando para ello los dineros provenientes del cobre. Sépalo bien, del 10 % de las ventas brutas del cobre, que por ley terminan en las arcas de las Fuerzas Armadas,  aunque este año el precio del cobre tope el suelo.

¿Tanques o mantequilla?

Reaparece la pregunta, que hace años debió zanjar algún gobierno valiente. Pero los gobiernos de turno, todos sin excepción, compraron la democracia. 20 mil millones de dólares en dos décadas al gasto militar. Es el único sector clave sin problema de recursos. La educación no importa y la salud menos. Sin embargo, plata para tanques, sigue y seguirá habiendo. Para mantequilla poca o casi nada, en comparación con los tanques.

Así somos en Chile. Un poco corruptos, pero el consuelo aparece de inmediato: pero no es para tanto. Los políticos y las boletas falsas, pero no es para tanto. La familia presidencial, abusando del poder, pero no es para tanto. Los milicos gastando la plata del cobre, pero no es para tanto. Un año 2015, para olvidar. Pero no es para tanto.

viernes, 26 de diciembre de 2014

¿Cuba sin bloqueo?

Por Jorge Montecino *

Los gestos entre La Habana y la Casa Blanca, son tan extraordinarios, que nadie puede quedar inadvertido. Para una inmensa mayoría de cubanos, el bloqueo nació con ellos y se ha transformado en un factor inseparable, y en un catalizador de privaciones y fatalidades.


Nadie duda que estamos viviendo un momento histórico en las relaciones EEUU- Cuba. El mundo entero ha quedado perplejo ante los anuncios del día 17 de diciembre, que notifican el fin de las hostilidades y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Esta situación me llevó a recordar un hecho simbólico ocurrido en los años noventa en la imponente embajada de la ex URSS en La Habana. Por pura casualidad pude presenciar el retiro definitivo de la bandera del estado soviético  y el izamiento del emblema de la naciente federación Rusa. Ese acto histórico implicaba que nada volvería a ser igual.   

La historia nos vuelve a sorprender. Los gestos entre La Habana y la Casa Blanca, son tan extraordinarios, que nadie puede quedar inadvertido. Una periodista cubana, de un medio oficial, calificó el día 17 como el más feliz de su vida. Y tiene toda la razón. Para una inmensa  mayoría de cubanos, el bloqueo nació con ellos y se ha transformado en un factor inseparable, y en un catalizador de privaciones y fatalidades.

Con la historia hay que ser honesto. Yo había perdido la esperanza de ver a Cuba sin bloqueo. Tampoco pensé que un presidente de los Estados Unidos, sería capaz de reconocer que su país intentó desestabilizar a Cuba sin éxito alguno, por más de 50 años. Por tanto, hay que reconocer la valentía del Presidente Barack Obama, para tomar una iniciativa, que tendrá repercusiones en la política domestica de los Estados Unidos.   

El bloqueo tiene la culpa de todo, era una frase recurrente en Cuba, a pesar de que muchos sabían que no era absolutamente toda la verdad. El bloqueo se utilizaba para justificar situaciones inexplicables. Una vez, un diplomático cubano me dijo, que el día en que quiten el bloqueo, nadie sabe con certeza lo que pasará. No estamos preparados para vivir sin el bloqueo norteamericano, me dijo, sin vacilación alguna. 

Por tanto, lo difícil viene ahora. ¿Cómo vivir sin bloqueo? Aunque parezca extraño, después de 50 años de vivir pendiente del embargo, levantarse y saber qué un día no existirá es una sensación insólita. Para bien o para mal, Cuba es fruto del bloqueo.  

Además, el vecino que por tantos años hostigó a Cuba, hoy renunció a ser adversario y propone un escenario de colaboración y entendimiento mutuo. En enero una delegación del más alto nivel estadounidense, viajará a Cuba, demostrando con ello, que La Habana, merece volver a la normalidad y vivir integrada a la región y al continente.

Por otra parte, la columna firmada por los secretarios de Estado, John Kerry; de Comercio, Penny Pritzker, y del Tesoro, Jacob Lew, aparecida en el Miami Herald, el día de ayer,  ratifica que el proceso de apertura de los Estados Unidos hacia Cuba, es irreversible. Además, es un claro mensaje a los sectores cubanos más conservadores que viven en La Florida, para que moderen su discurso y cambien su actitud.    

En Cuba los festejos por el fin de año, estarán llenos de expectativas. Los Presidentes Barack Obama y Raúl Castro, han notificado al mundo el fin del enfrentamiento, y la llegada de la cooperación.

En un balcón habanero, se pudo ver la bandera de los Estados Unidos, que flameando junto a la enseña cubana, unidas por un simple madero. Es un ejemplo de los nuevos tiempos que corren. El fin del bloqueo tarde o temprano será una realidad.

Cuba, merece una relación con Estados Unidos, sin miedo, sin injerencias odiosas. Sin que vuelva a repetirse la teoría de la fruta madura, y por supuesto sin bloqueo. Tampoco podemos olvidarnos de Guantánamo, que debe ser devuelta a Cuba.

Por otra parte, comprendo perfectamente, al igual que en los años noventa, que nada volverá a ser igual.


*El autor es analista político.



sábado, 20 de septiembre de 2014

Bombas en El Metro: ¿CCF los nuevos insurrectos?



Algo ocurre con nuestros jóvenes, que prefieren unirse a un grupo anarquista de corte violentista, sin medir las consecuencias. Hay una falta de integración social, que la sociedad de consumo, no brinda y que los jóvenes requieren con urgencia.



La colocación de bombas en espacios públicos y sobre todo en el transporte, es un episodio repudiable. Por tanto, la declaración del anarquismo individualista y violento, tratando de justificar sus actos en el atentado en el Subcentro del Metro de la Escuela Militar, es inaceptable. Nada justifica una conducta tan artera, contra trabajadores y personas que estaban de paso por el lugar. En Chile, un ataque de está naturaleza, recibirá siempre el repudio generalizado de amplios sectores del país.

Llama la atención el nombre del grupo del ataque (Conspiración de las Células del Fuego CCF) que parece ser parte de una plataforma propagandística internacional, ligada a la causa anarquista global, pero que en nada representa la realidad chilena. Eso la convierte en extemporánea  e inoportuna.

Una cuestión  clave  y muy necesaria es acotar el repudio sólo al anarquismo violento y no expandirlo a todas las visiones del anarquismo existente. Esto permite aislar a los fanáticos y no meter a todas las corrientes anarquistas en el mismo saco.  

El anarquismo violento no acepta el diálogo

El campo de acción del anarquismo violento, no acepta el diálogo. Es un constante desafío a la autoridad. Está puede provenir del Estado o del seno de la familia. Vale decir, no acepta el monopolio de la violencia, que aspira todo Estado. Tampoco acepta la idea de los roles de cada miembro en el seno de una familia.

Este aspecto resulta clave, para entender el sentido sociológico, de la integración de los jóvenes a este tipo de grupos violentos. Hay una falta de integración social, que la sociedad de consumo, no brinda y que los jóvenes requieren con urgencia, en medio de su rebeldía juvenil.

Algo ocurre con nuestros jóvenes, que prefieren unirse a un grupo anarquista de corte violentista, sin medir las consecuencias. El caso de Luciano Pitronello, resulta paradigmático. Tuvo que enfrentar la cárcel y perdió la mano derecha, tres dedos de la izquierda y parte de la visión en un ojo. Fue el duro precio que pagó, y que sin duda alguna, lo marcará por el resto de su vida.

Es entendible que el Estado reaccione ante los ataques con bombas y logre detener a los verdaderos autores. Sin embargo, al realizar una reflexión más de fondo, todo parece indicar que existen sectores, en este caso juveniles, que su lenguaje es profundamente violento, contra la sociedad en su conjunto, cuestión que no puede pasar inadvertida.  Es necesario afrontar los generadores de dicha violencia, para atacar el problema de fondo.   

En este mismo sentido, y fuera de toda lógica periodística, el Canal 13 de televisión, en un reportaje desafortunado, intencionó la idea de una vinculación de las marchas callejeras y reivindicativas con los bombazos. Su error es inaceptable. El anarquismo extremo, no comparte valores con aquellos a los que define como “derrotistas y amigos de la victimización”, por preferir las demandas ciudadanas en el marco institucional vigente. Este tipo de miradas, ayuda a crear un clima de efervescencia mediática, que aprovechándose de una situación puntual, saca partido y estigmatiza al conjunto del movimiento estudiantil.   

La ANI no da el ancho esperado

Mientras tanto, la desprestigiada Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), no da el ancho para ser un generador efectivo para la seguridad del Estado. En medio de su crisis, algunos pretenden agregar a la ANI los llamados “agentes encubiertos”, como si estos personajes se pudieran encargar a una fábrica o al extranjero como importación no tradicional.

El país aún no olvida que el soplonaje, durante la existencia de “La Oficina”, tuvo un duro costo. Algunos soplones terminaron muertos y la dupla De la Guardia- Candia; cuando no había a quién espiar, intentaron crear auto atentados, con la desgracia, para ellos, que tropezaron con la embajada de los Estados Unidos en Santiago. De esa manera terminaron procesados por la Ley Antiterrorista.

No se requieren de más soplones. Los agentes encubiertos que requiere la fiscalía existen y pertenecen a la PDI y Carabineros.  Por su parte, las Fuerzas Armadas y de Orden, incluida la PDI, generan inteligencia, lo han hecho y lo seguirán haciendo,  pero no la comparten. Esta situación debiera cambiar y buscar mecanismos de coordinación capaz de producir inteligencia de manera integrada y contante en el tiempo.

 La mayor legitimidad posible

Lo importante es dotar a los organismos del estado de los recursos necesarios  y de una metodología investigativa sería y científica, que pruebe con argumentos sólidos y demostrativos que los detenidos son culpables.

También se requiere de una legislatura eficaz y que no permita dobles interpretaciones. Se necesita que los temas vinculados con la seguridad del estado, tengan la mayor legitimidad posible y que nadie ponga en duda, su capacidad y eficiencia.   

* El autor es analista político.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Ena y los designados

Por Jorge Montecino
En un año en que Chile despertó y los ciudadanos de a pie reclaman airadamente por mejores demandas, sería sano para nuestra democracia reducir las autoridades designadas.

El episodio entre Camila Vallejos y la Senadora Ena Von Baer, en un programa de televisión,  deja al descubierto la hipocresía del lenguaje con que nuestras autoridades desean ser nombradas.

La existencia de la legitimidad del voto, que algunos reclaman con tanta pasión, no es aplicable a todas nuestras autoridades, cuyo mecanismos básico ciertamente pende de una elección universal. Vale decir, la elección popular es el mecanismo establecido y validado, pero algunos pueden sortear la legitimidad.

Recordemos que en la dictadura militar, todas las autoridades eran designadas mediante el dedo. De está manera el actual senador Carlos Cantero, fue alcalde designado de Sierra Gorda, Tocopilla y Calama.  

Lo mismo ocurrió con la actual diputada María Angélica Cristi, que al momento de crearse la Comuna de Peñalolén, es designada alcaldesa por Pinochet y permanece en ese cargo hasta el año 1989, momento en que se postula como diputada por el distrito 24, que coincide con la comuna de Peñalolén y La Reina. Su calidad de designada, le permitió organizar una plataforma electoral, suficiente para quedarse por otros 24 años como diputada.  

El caso del actual gobernador de la Provincia de Marga-Marga, Arturo Longton, es aún más simbólico. Fue Alcalde designado de Valparaíso y Quilpué, para luego desde esa plataforma política, ser diputado del Congreso Nacional. Luego de ser derrotado electoralmente, volvió a ser designado gobernador ahora por la nueva gobernación del Marga-Marga.

Con al apertura del Congreso Nacional en el año 1990, 9 senadores designados y dos vitalicios, estuvieron largos años en el poder legislativo y nadie dijo nada. Recién en el año 2006, vale decir, 16 años después, se eliminaron los designados, pero igual reaparecieron los designados.  

En la Concertación, también existen designados. El ex Presidente Eduardo Frei-Ruiz Tagle, fue Senador vitalicio, cargo que ejerció por 6 años.  Igual situación con el Diputado Felipe Harboe, en el año 2009, que fue designado por el PPD como diputado, cuando la actual presidenta del PPD, Carolina Toha, renuncia a su calidad de Diputada, para ser ministra del gobierno de Michelle Bachelet.   

Otro caso similar, fue lo ocurrido con María Rozas. La desaparecida líder sindical, aceptó ser designada por el PDC, tras la muerte del diputado Manuel Bustos, en el año 1999. María Rozas, cumplió el mandato como diputada y tras intentar repostularse, perdió la elección.

El actual gobierno, logró designar varios Senadores sin que estos obtuvieran ningún voto popular, mediante el reemplazo de Senadores elegidos que incorporó a su gabinete. Es el caso de Carlos Larraín y Ena Von Baer.  Pero eso no es todo. Existen otras casi 70 autoridades a nivel regional en el país, que son designadas por el gobierno sin contrapeso alguno. En cada una de las intendencias y gobernaciones del país, existen Intendentes y Gobernadores, que pudieran  ser elegidos mediante el voto universal. Sin embargo, la clase política no hace nada para cambiar dicha situación.

Es importante ir terminando con la categoría de los designados, por que ello erosiona y otorga ilegitimidad a las autoridades, que sumada a la mala percepción que tienen las personas de los políticos, completan un  cuadro que eleva la crisis de representación entre elegidos y electores.

En un año en que Chile despertó y los ciudadanos de a pie reclaman airadamente por mejores demandas, sería sano para nuestra democracia imaginar cambios que reduzcan las autoridades designadas y se les otorgue más protagonismo a los votantes. Más que mal, eso es lo que piden a grito en cada una de las multitudinarias manifestaciones ciudadanas en todo el país, durante los últimos 7 meses.



 

miércoles, 5 de octubre de 2011

El 5 de Octubre y los perfectos burócratas

Alcanzaron tanto poder, que ni siquiera los generales de la Concertación pudieron con ellos. Su mayor obsesión fue que nada cambiara, para no perder su poder. En eso estuvieron 20 años, acumulando poder, riqueza y más poder.


Hace exactamente 23 años, un día 5 de octubre del año 1988, los chilenos decían NO a la continuidad del dictador Pinochet, decidiendo por el retorno a la democracia.

De igual forma, la inmensa mayoría no supo, que un grupo minoritario de operadores políticos, - los nuevos burócratas del poder – negociaron con los militares una “democracia pactada”, ante sus infundados miedos de la “amenaza militar” y un supuesto regreso al autoritarismo, sin considerar que el nuevo escenario global económico, no consideraba dictaduras militares en América del Sur, menos en un país como Chile.

En medio de la euforia electoral, nadie indagó con demasiados detalles el alcance de la llamada “democracia dentro de lo posible” que después se complementaría con la llamada política “de los consensos”. De esa manera el dictador Augusto Pinochet, siguió como Comandante en Jefe del Ejército de Chile, y desde su despacho pudo observar con toda tranquilidad la asunción al poder de los ex presidentes Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Mientras esto ocurría, los operadores políticos, que unidos a otra serie de especies similares, constituyeron los “perfectos burócratas” que impidieron la profundización de la democracia y una vez instalados en el poder estatal, se dedicaron a reproducir las malas practicas dejadas por la camarilla militar y en dos décadas llenaron sus bolsillos y de cuanto inescrupuloso que tocaba las arcas del poder político.

Alcanzaron tanto poder, que ni siquiera los generales de la Concertación pudieron con ellos. Su mayor obsesión fue que nada cambiara, para no perder su poder. En eso estuvieron 20 años, acumulando poder, riqueza y más poder.

Respecto del movimiento social y la expresión ciudadana, los perfectos burócratas restringieron cualquier intento de movilidad, bajo el supuesto que bastaba con la diversidad del conglomerado de gobierno y cualquier expresión distinta no era posible.

En los últimos dos gobiernos de la Concertación y sobre todo en el encabezado por la ex Presidenta Michelle Bachelet, los perfectos burócratas prácticamente lo manejaban todo, incluido el desplome del poder y de sus propia autodestrucción. Incluso, cuando todo hacia predecir el fin del poder, ni siquiera se molestaron en salir a las calles para mantener sus privilegios. Más de alguno, en su dilatada embriaguez, diseño un merecido descanso, después de largos años de poder.


Una vez, desalojado por los nuevos burócratas, se retiraron a empujones, para refugiarse en sus propias empresas o en alguna que antes debían fiscalizar o sancionar. Otros tantos, pactaron con las nuevas autoridades, que de paso necesitaban de sus servicios. Los más intelectuales se instalaron en universidad, centros de estudios o simplemente donde alguien los pudiera acoger. En algunos casos negociaron sus nuevos cargos a cambio de sus últimos servicios en la administración pública.

En este año 2011, cuando el movimiento social despertó y la expresión ciudadana se hace latente, los perfectos burócratas, han aparecidos medios escondidos en las multitudinarias marchas y protestas ciudadanas. No son completamente visibles pero están ahí al asecho. Ellos intuyen que vendrá un nuevo 5 de octubre y no pueden quedarse petrificados lejos del poder.

Los más ilusos, confían en una salvación divina que venga desde Nueva York, para el 2014. Para esa fecha, esperan parsimoniosamente que el movimiento estudiantil se termine y ellos ocupen renovadamente su lugar. Tal vez tengan razón.

Yo espero que este 5 de octubre sirva para no olvidar a los “perfectos burócratas”, quienes a la larga, fueron los responsables directos del tipo de educación que tenemos en el país.